Header Ads

Injertos de células madre podrían combatir la adicción a la cocaína

La cocaína es una de las drogas ilícitas más peligrosas que existen. Investigadores de la Universidad de Chicago han desarrollado una nueva forma de tratamiento que podría ayudar a reducir el deseo de una persona por consumirla y reducir sus efectos dañinos en el cuerpo. El método consiste en eliminar un pequeño parche de piel, introducir genes que producen enzimas que degradan la cocaína y luego injertarlo nuevamente en el paciente. Es una sustancia especialmente nefasta, ya que el uso regular aumenta la tolerancia de una persona hasta el punto en que se requieren dosis mayores para obtener el mismo nivel. Una vez que aparece la adicción es difícil de superar, ya que no hay medicamentos aprobados para tratarla, y es fácil recaer incluso después de años de mantenerse limpio.

Descubrimos una enzima efectiva que puede degradar la cocaína con alta eficiencia", dice Ming Xu, co-autor principal del estudio. "Teníamos CRISPR, una herramienta genética que nos permitía introducir un gen de interés dentro de la célula sin afectar otros genes. Y, lo más importante, contamos con tecnología, desarrollada por mi colega Xiaoyang Wu, para volver a poner células de la piel genéticamente modificadas en un inmunocompetente destinatario. Eso nos ahorró muchos problemas ".

En pruebas en ratones, el equipo de UChicago comenzó por eliminar una pequeña sección de la piel para recolectar células madre epidérmicas. Usando CRISPR, fue modificado el gen que expresa la enzima butirilcolinesterasa (BChE), que es efectiva en la descomposición de la cocaína. BChE se encuentra naturalmente en el cuerpo, pero no en niveles lo suficientemente altos como para evitar los deseos de consumir cocaína.

Inyectar directamente la enzima en el músculo ha demostrado no ser ineficaz, ya que no dura lo suficiente. Los investigadores evitaron esto convirtiendo esas células madre en fábricas productoras de BChE. Desde la seguridad relativa de la piel, estos genes son capaces de liberar eficazmente la enzima en el torrente sanguíneo. En las pruebas, el equipo descubrió que este tratamiento puede impedir que los ratones busquen cocaína, e incluso logró evitar que los ratones murieran de lo que normalmente habría sido una dosis letal de la sustancia.  

Los investigadores afirmaron que este método podría ser potencialmente adaptado para ayudar a las personas con adicciones a otras sustancias, como el alcohol, la nicotina y los opioides.

Fuente original del estudio (Nature)

No hay comentarios.