Header Ads

Errores de primeros auxilios, 7 que no debes cometer

Los primeros auxilios pueden ser vitales para quien ha sufrido un accidente o enfermedad, debido a que son la primera ayuda que prestamos mientras llega un médico o profesional paramédico que se encargarán de la situación. Sin embargo, en la práctica existen multitud de errores que cometemos habitualmente y que pueden poner en peligro la salud de los heridos.

En situaciones que involucren asfixia, fracturas, quemaduras, traumatismos y hemorragias, es muy importante prestar de forma inmediata los primeros auxilios. Tenga en cuenta las siguientes indicaciones para no cometer errores cuando atendemos cualquiera de estas circunstancias.

1. Mover a una persona con una herida o lesión grabe

Es uno de los casos más delicados de atender, las personas que presentan una lesión o herida grave solo deben ser movidas por un profesional, ya que les podríamos ocasionar un daño adicional al acontecido. Lesión delicada en la médula espinal, y cualquier tipo de movimiento puede provocar daño neurológico permanente o parálisis.

La única excepción para mover a un herido de estas características es si existe algún riesgo inminente, como una explosión o un incendio. De lo contrario, lo mejor es llamar a urgencias y dejar al herido inmóvil hasta que llegue la atención profesional.

2. Retirar grasa de una herida sangrante

Una herida sangrante causa preocupación y temor de que la persona muera por la pérdida de este líquido corporal. Es importante que no quites o levantes la gasa. Lo mejor es que añadas una gasa limpia encima y esperes hasta que la hemorragia haya cesado.

3. Aplicar a una quemadura hielo, manteca de cacao o pasta de dientes

Tradicionalmente se habla de colocar en las quemaduras hielo, manteca de cacao o pasta para dientes, es un error grave y no le debemos practicar bajo ninguna circunstancia.

Para disminuir la temperatura de la piel, lo mejor es dejar correr agua fría (no helada) durante unos minutos y después cubrir con un apósito.

4. Higienizar un corte con saliva

Generalmente y por desconocimiento cuando nos hacemos cortes en los dedos, siempre optamos por llevarlo a nuestra boca, con el objetivo de desinfectarlo. Es un error debido a que nuestra boca almacena muchas bacterias, lo que puede provocar una infección grabe.

Se recomienda usar agua del grifo o agua salina estéril, si la herida es profunda lo mejor es visitar un hospital.

5. Inclinar la cabeza hacia atrás cuando te sale sangre de la nariz

Nunca inclines la cabeza, hacia atrás cuando presentes una hemorragia, esto hace que la sangre corra por la parte posterior de tu garganta. Por tanto, no solo no se detiene la hemorragia, sino que además te puede hacer vomitar sangre.

Lo que debes hacer es inclinar la cabeza pero hacia adelante y presionarla un poco en el puente para que la hemorragia se detenga.

6. Frotarse los ojos después de una lesión

Si has sufrido una lesión ocular, evita frotarte los ojos o intentar sacar restos que te puedan quedar de suciedad o materiales, ya que esto podría empeorar la herida o producir daño permanente.

Lo mejor es que te protejas el ojo y llames a los servicios de emergencia. En caso de que te haya caído una sustancia química, lava el ojo con agua durante alrededor de 15 minutos.

7. Enjuagar un diente que se te ha caído

Perder un diente de manera repentina puede ser una situación bastante decepcionante y dolorosa, pero por favor no caigas en la tentación de lavar la pieza dental puedes dañarla.

Se recomienda introducirlo en un vaso de leche y ve al odontólogo cuento antes.

No hay comentarios.