Header Ads

Medicamentos de uso prolongado que pueden potenciar el riesgo de demencia

En un estudio detallado hace poco sobre el uso de anticolinérgicos se logró detectar que algunos de estos medicamentos pueden ser cruciales para alterar el funcionamiento cerebrovascular provocando índices de demencia en pacientes que depende de ellos como tratamiento de enfermedades crónicas. Los anticolinérgicos tienen función de bloqueos a sustancias químicas como la acetilcolina que es la encargada de enviar mensajes de neurotransmisión y que producen efectos involuntarios en los músculos de pacientes con enfermedades como el Parkinson, la incontinencia, el asma, la depresión y la obstrucción pulmonar crónica.

El estudio presentado por la universidad de East Anglia en Reino Unido destaca que el uso prolongado de dichos medicamentos tiene una estrecha relación con los casos de demencia en pacientes que consumen de forma continua algunos productos como la prociclidina, oxibutinina, solifenacina y la tolterodina; medicamentos esenciales para tratar pacientes con Parkinson e incontinencia urinaria.

Luego de una ardua tarea de investigación basada en datos, se logró comprobar que un alto índice de pacientes con enfermedades asociadas con la demencia, habían consumido de forma prolongada medicamentos para el control de enfermedades relacionadas con movimientos bruscos e involuntarios como el Parkinson y la depresión.

Los investigadores señalan que debido a las limitaciones del estudio no se pudo establecer una relación directa entre medicamentos anticolinérgicos y la demencia, se pudo establecer que dichos medicamentos pueden generar comportamientos similares a la demencia en edades tempranas puesto que algunos pacientes comienzan a ingerir estos medicamentos incluso antes de llegar a una madurez corporal, lo que imposibilita la adquisición de la capacidad mental optima de una persona madura. 

Los médicos que presentan este estudio recomiendan estar atentos a los usos de fármacos anticolinérgicos y resaltar los posibles efectos a largo plazo evaluando siempre los riesgos por encima de los beneficios, una política propia de la salud preventiva, sin olvidar que en la actualidad se estima que en el mundo existe una cifra promedio de cincuenta millones de personas dementes, y otro porcentaje descubre a diario que posee una enfermedad cerebro degenerativa que les podría recortar la capacidad de recordar, pensar y mantener una conversación coherente, lo que se traduciría en una vida asistida que a muchas personas preocupa.

los medicamentos de cualquier tipo tienen efectos negativos en el organismo cuando se consumen de forma prolongada sin importar la enfermedad que se esté tratando, los componentes químicos no tienen participación directa en el metabolismo y se le dificulta al organismo expulsarlos de forma rápida, por lo que se generan restos que a la larga pueden ocasionar enfermedades como la demencia y otras calamidades asociadas.

No hay comentarios.